Invasión de Bahía de Cochinos

La Invasión de Bahía de Cochinos en abril de 1961, también conocida como Invasión de Playa Girón o la Batalla de Girón, fue una operación militar en la que tropas de cubanos exiliados, entrenados, financiados y dirigidos por la CIA de los Estados Unidos de América. Invadieron Cuba con el propósito de tomar una cabeza de playa, formar un gobierno provisional y buscar el apoyo de la OEA y el reconocimiento de la comunidad internacional.

Invasión de Bahía de Cochinos, Mapa

La acción acabó en fracaso en menos de 72 horas, fue completamente aplastada por las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) de Cuba. Más de un centenar de invasores murieron, y los cubanos capturaron a otros 1.200, junto con importante material bélico.

Día 15 de abril

Ocho aviones A-26, con bandera cubana en el fuselaje, bombardearon los aeropuertos militares de Ciudad Libertad, San Antonio de los Baños y el Antonio Maceo de Santiago de Cuba, con el resultado de 5 aviones destruidos.

Invasión de Bahía de Cochinos, Antiaereas

La brigada 2506 perdió tres bombarderos. Éste fue el único bombardeo que se llevó a cabo de los tres previstos inicialmente pues los demás fueron cancelados por Kennedy.

Invasión de Bahía de Cochinos, avion derribado

Día 16 de abril

Al día siguiente del ataque Fidel Castro, en una alocución por todos los medios de difusión, declaró el carácter socialista y marxista de la Revolución Cubana. El ejército cubano y las Milicias Nacionales Revolucionarias concentraron sus efectivos ante una posible invasión.

Invasión de Bahía de Cochinos, discurso de Fidel Castro

El naciente Departamento de Seguridad del Estado de la Revolución Cubana (más conocido como G-2) llevó a cabo una extensa redada para encarcelar a un gran número de potenciales opositores, lo que neutralizó numerosos contactos de la contrarrevolución, en particular en La Habana.

Día 17 de abril

Se produce el desembarco de 1200 miembros en Playa Girón y Playa Larga escoltados por sus buques y sin mucha resistencia. Horas después los paracaidistas son transportados tierra adentro para ampliar la zona invadida, con la misión principal de controlar las tres carreteras de acceso al lugar.

En esas primeras horas los aviones de la naciente fuerza aérea revolucionaria derriban siete aviones B-26 y ponen fuera de combate a los buques Houston y Río Escondido cerca de Playa Larga, perdiéndose el armamento que transportaban para las fuerzas en tierra.

Invasión de Bahía de Cochinos, buque Hudson hundido

Las tropas regulares del gobierno de Fidel Castro van llegando paulatinamente a la zona, reforzando a las Milicias Nacionales Revolucionarias que hasta entonces intentaban rechazar el ataque.

Invasión de Bahía de Cochinos, contraataque milicias

Al final del día los barcos de la brigada asaltante se retiran definitivamente quedando sin desembarcar equipos y municiones; el Houston quedó encallado y el Río Escondido fue hundido.

Día 18 de abril

Se inicia la contraofensiva, con el empleo masivo de artillería adquirida en la Unión Soviética y Checoslovaquia. Las maltrechas tropas de la brigada mercenaria que controlan las dos carreteras de acceso a Playa Girón son obligadas a retroceder hasta la zona de San Blas.

Invasión de Bahía de Cochinos, artilleria cubana

En Playa Larga las tropas asaltantes, ante su difícil situación por la falta de municiones, deciden abandonar sus posiciones y dirigirse a Playa Girón para unirse a los otros miembros de la brigada. El ejército regular cubano se hace con el control de Playa Larga.

Día 19 de abril

Las fuerzas asaltantes tienen que retroceder de San Blas a Playa Girón; los que quedan pronto son cercados y se rinden a primeras horas de la mañana. En la playa, a la escasez de municiones se une la falta de apoyo aéreo.

Invasión de Bahía de Cochinos, mercenarios capturados

El comandante José Ramón Fernández ("Gallego") y el propio Fidel Castro se trasladaron a la zona del conflicto y participaron en las últimas acciones, aunque ya el final de los combates estaba decidido.

Invasión de Bahía de Cochinos, Fidel Castro

Fidel Castro presionó fuertemente para que la ofensiva se acelerara para evitar que transcurrieran las 72 horas que necesitaba el gobierno de los EE. UU. para reconocer al "gobierno provisional" que allí se intentaba establecer, con el objetivo de evitar la invasión directa de la Marina y el Ejército norteamericanos.

Invasión de Bahía de Cochinos, milicianos celebran la victoria

La victoria se convirtió en un enorme respaldo a Fidel Castro y al carácter socialista de la Revolución Cubana, proclamado tiempo antes.