Fernandina de Jagua. Fundacion de Cienfuegos.

El día primero de enero de 1819 el Teniente Coronel de Infantería Juan Luis Lorenzo De Clouet, propuso la fundación del poblado, al Gobernador de la Isla, Don José Cienfuegos y al Intendente Don Alejandro Ramírez, cuya proposición fue aceptada y formalizada el 9 de marzo de 1819.

Bahia Cienfuegos con Buques de la Colonia Española

De Clouet llega a Jagua (nombre por el que la conocían los aborígenes de la zona) con cuarenta y seis colonos franceses, el médico Don Domingo Monjenié y el agrimensor Don Domingo Dubroct. Acamparon en un poblado indio junto al río Saladito, probablemente en Coacoí, que había sido abandonado por los Siboneyes; en el Sitio de Hurtado, perteneciente a los terrenos que se habían adquirido por compra al brigadier de marina Don Honorato Bouyón.

En las chozas abandonadas y en ocho tiendas de campaña, se instalaron los colonizadores, trazaron varias calles y hasta un parque tenían ya señalado; cuando el día 19 de abril recibió D. Luis De Clouet la visita de Agustín de Santa Cruz y de Castilla.

Este noble cubano le indicó a De Clouet la conveniencia de trazar la población en la Península de la Majagua, poniendo este lugar, que era propiedad de su esposa, Doña Antonia Guerrero, a disposición de De Clouet, quien, convencido por las indicaciones de Santa Cruz, aceptó el ofrecimiento y decidió fundar la Ciudad donde ahora se encuentra.

El día 22 de abril de 1819, al salir el sol, Don Luis De Clouet, engalanado con sus insignias y rodeado de los vecinos que le escuchaban de rodillas, tomó posesión de las tierras en nombre de Su Majestad el Rey de España.

En 1829 fue sustituido el nombre de Fernandina de Jagua, por el de Cienfuegos, en honor al Capitán General de la Isla, Don José Cienfuegos Jovellanos, que mucho había hecho por la Villa y bajo cuyo nombre se fundó la colonia.

El Ayuntamiento y el título de Villa se le conceden en 1829 y adquiere la categoría de ciudad, en 1880. Es capital de la provincia de igual nombre desde 1976, con la nueva división político-administrativa del país.

Sería válido destacar en este tiempo las figuras de Juan del Campo y Carreras, comerciante español que llega a Cuba a los 11 años, y que es nombrado Alcalde de la ciudad de Cienfuegos en el año 1881 donde dió prueba de inquebrantable honradez como administrador de los bienes municipales y la de Elias Ponvert y Malibran, hombre altruista que junto a su esposa Luisa Terry dedicó su vida a la actividad y al bien, socorriendo siempre a los necesitados sin olvidar jamás sus deberes cívicos y religiosos.